Bullying – Causas y factores

Bullying/bulling o acoso escolar

Sobre los orígenes de los problemas acosador/víctima.

Las evidencias aportadas hasta ahora sugieren que las características de la personalidad o los patrones de reacción típica, en combinación con la fuerza física o la debilidad en el caso de los chicos, son importantes para el desarrollo de estos problemas en estudiantes individuales.

Al mismo tiempo, los factores ambientales como las actitudes, las rutinas, y el comportamiento de adultos pertinentes – en especial profesorado y directores – juegan un papel muy importante al determinar la extensión en que los problemas se manifestarán en unidades más grandes como una clase o una escuela. Las actitudes y el comportamiento de sus iguales, manifestados en mecanismos y procesos de grupo, son también ciertamente importantes.




De acuerdo con esto los análisis de las causas de acosador/víctima se deben tratar en diferentes niveles.

Características típicas de acosadores y víctimas

El tipo más común de víctimas, víctimas pasivas o sometidas, presentan, normalmente, algunas de las siguientes características:

• son prudentes, sensibles, callados, apartados y tímidos

• son inquietos, inseguros, tristes y tienen baja autoestima

• son depresivos y se embarcan en ideas suicidas mucho más a menudo que sus compañeros

• a menudo no tienen ni un solo buen amigo y se relacionan mejor con los adultos que con sus compañeros

• en el caso de los chicos, a menudo, son más débiles que sus compañeros.

Algunas de estas características han contribuido, muy probablemente, a hacerlos víctimas de acoso escolar. Al mismo tiempo es obvio que el acoso repetitivo por parte de los compañeros tiene que haber aumentado considerablemente su inseguridad y la propia evaluación negativa.

De acuerdo con esto, parte de estas características son tanto causa como consecuencia del acoso escolar.

Hay también otro grupo de víctimas, claramente más pequeño, las víctimas provocadoras o acosador-víctima , que se caracterizan por seguir una combinación de patrones de inquietud y de reacciones agresivas. Estos estudiantes tienen a menudo problemas de concentración y pueden tener dificultades lectoras y de escritura. Se comportan de forma que pueden causar irritación y tensión a su alrededor. Algunos de estos estudiantes pueden ser hiperactivos. No es infrecuente que su actitud sea provocadora frente a muchos de los demás estudiantes, lo que trae como resultado reacciones negativas por parte de una gran parte del alumnado, si no de toda la clase.




La dinámica del problemas acosador/víctima dentro de una clase con víctimas provocadoras difiere, en parte, de los problemas de una clase con víctimas pasivas.

Los acosadores tienden a mostrar algunas de estas características:

• una fuerte necesidad de dominar y someter a otros compañeros y salirse siempre con la suya

• son impulsivos y de enfado fácil

• no muestran ninguna solidaridad con los compañeros victimizados

• a menudo son desafiantes y agresivos hacia los adultos, padres y profesorado incluidos

• a menudo están involucrados en actividades antisociales y delictivas como vandalismo, delincuencia y drogadicción

• en el caso de los chicos son a menudo más fuertes que los de su edad y, en particular, que sus víctimas.

Podemos añadir que, contrariamente a lo que a menudo se cree, no tienen problemas con su autoestima.

Con respecto a las posibles fuentes psicológicas latentes en el comportamiento acosador, el patrón de investigación empírica sugiere tres motivos interrelacionados en parte.

Primero, los acosadores tienen una gran necesidad de poder y de dominio; parecen disfrutar “teniendo el control” y sometiendo a los otros.

Segundo, considerando las condiciones familiares en las cuales muchos de ellos han crecido, es normal suponer que han desarrollado un cierto grado de hostilidad hacia el entorno; estos sentimientos e impulsos pueden hacer que encuentren satisfacción en hacer daño y provocar sufrimiento a los otras individuos.

Finalmente hay un “componente claro instrumental o de provecho” en su comportamiento. Los acosadores a menudo coaccionan a sus víctimas para que les proporcionen dinero, pitillos, cerveza y otras cosas de valor. Además, es obvio que su comportamiento agresivo se ve recompensado en muchas situaciones en forma de prestigio.

Algunos mecanismos de grupo

Cuando unos cuántos estudiantes se agrupan para acosar a otro, muy probablemente algunos mecanismos de grupo socio-psicológicos están en marcha.  Por razones de limitación de espacio sólo haremos un listado: 1) “Contagio” social; 2) Debilitación del control y de las inhibiciones contra tendencias agresivas; 3)”División de la responsabilidad”; y 4) Cambios graduales cognitivos en la percepción del acoso y de la víctima. Todos estos mecanismos pueden contribuir a la comprensión y explicación del por qué ciertos estudiantes que normalmente son agradables y no agresivos participan en acoso sin mayores problemas.

El círculo del Bullying/bulling o acoso escolar

Los acosadores y las víctimas ocupan de forma natural posiciones clave en la configuración del problema acosador/víctima dentro de la clase o de la escuela, pero el resto de estudiantes también juegan un papel importante y muestran diferentes actitudes y reacciones ante una situación aguda de acoso.

Una cuestión fundamental de derechos humanos

Las víctimas de acoso forman un gran grupo de estudiantes que no han sido, y a menudo siguen sin estar, considerados por la escuela. Debe considerarse como prioritario que es un derecho humano fundamental para un niño el hecho de sentirse seguro dentro de la escuela y que se le ha de evitar la opresión y la humillación repetitiva que implica el acoso escolar.




Ningún estudiante debería tener miedo de ir a la escuela por el temor de ser asediado o humillado y ningún padre ni madre debería preocuparse porque alguna de estas cosas le pudiera pasar a su hijo o hija.

Bullying/bulling o acoso escolar

 

Bullying – Prevención y Detección.